viernes, 28 de agosto de 2009

Goles y desaparecidos

Ernestina Herrera de Noble (Grupo Clarín) brindando con Videla

En uno de los párrafos más fuertes de su discurso en el multitudinario acto en el campo de entrenamiento de la selección de fútbol en Ezeiza, la Presidenta dijo que “ya no nos secuestrarán los goles”, en alusión al contrato que rescindió la AFA con la empresa TSC, que tenía la exclusividad para la trasmisión de los partidos y de la emisión de los goles a través del programa Fútbol de Primera de Canal 13. “Te secuestran los goles hasta el domingo, como te secuestran las imágenes y las palabras. Como secuestraron a 30 mil argentinos. No quiero más una sociedad de secuestros, quiero una sociedad cada día más libre”, dijo ante los aplausos del auditorio donde también estaban la mayoría de los presidentes de los clubes de fútbol.
Página/12, 21 de agosto de 2009

Inmediatamente, la Fundación Servicio Paz y Justicia Argentina (SERPAJ), que dirige el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, publicó una carta en rechazo a la comparación.
"¿De qué habla la Presidenta?", se preguntó Pérez Esquivel, y dijo a DyN que es una "barbaridad relacionar los desaparecidos con una cancha de fútbol y con goles, no tiene nada que ver con el sentido profundo de lo que la dictadura significó para la vida del pueblo argentino".
"La presidenta ha relacionado el llamado 'secuestro de goles' con el secuestro y desaparición de personas, como si fueran iguales. Llegar a devaluar los conceptos y palabras es peligroso, y eso en boca de la presidenta de la Nación es grave", añadió e instó a "hablar menos y hacer más".
También Adriana Calvo, referente de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), se consideró agredida por la equiparación del fútbol y los desaparecidos que hizo la Presidente y afirmó: "El pan y el hambre sí están secuestrados en este país. Para los que estuvimos desaparecidos el fútbol es sinónimo de dictadura: desde la ESMA se escuchaban los gritos de festejos en el estadio Monumental durante el Mundial 78", según un cable de DyN.

Crítica Digital, 28 de agosto de 2009

Hace poco, en una reunión, un conocido comentaba con una mezcla de indignación y sarcasmo estos dichos de la Presidente: "¡Qué tienen que ver los goles con los desaparecidos, por Dios!"

Según Adriana Calvo, al parecer, bastante. No puedo ni quiero cuestionar su autoridad para hablar sobre el tema, pero sinceramente no comprendo por qué se sintió agredida por la comparación, si "para los que estuvimos desaparecidos el fútbol es sinónimo de dictadura".

También Adolfo Pérez Esquivel criticó este dicho de la Presidente; respeto su posición.

Pero esa noche no pude contenerme, y entonces le dije al conocido en cuestión lo siguiente: no creo que sean palabras tan desatinadas ni que "no tenga nada que ver", sobre todo considerando que TyC Sports pertenece al Grupo Clarín y que Ernestina Herrera de Noble, una de sus dueñas, es apropiadora de hijos de desaparecidos.

La comparación de CFK puede carecer de delicadeza, incluso ser poco feliz y violentar lo indecible, como dijo Horacio González y como reflejan las opiniones de aquellos a quienes respeto por su compromiso y su militancia. Pero no puedo evitar sentir que es básicamente correcta. Las mismas personas que desde los medios de comunicación colaboraron con la Dictadura son los que hasta hoy monopolizaban esas transmisiones.

Por otra parte, se necesita ser muy mal pensado para creer que CFK intenta desvalorizar las desapariciones forzadas de personas durante la última Dictadura, cuando fueron estos últimos dos gobiernos, y no otros, lo que más impulsaron los juicios contra los militares, quienes más apoyaron a Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y quienes instalaron con mayor insistencia la temática de la violación de los Derechos Humanos durante la Dictadura en su agenda y en el debate social. Teniendo esto en cuenta, insisto: sí, la comparación puede ser poco feliz. Pero no es infundada. La condena a una comparación, por comprensible que sea, lamentablemente sólo lleva agua hacia el molino de una oposición que no vacila en usurpar el discurso de quienes realmente se preocupan por la democracia.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar